Lo he comentado anteriormente, la Terapia sexual es un mundo… No existe espacio más íntimo y de entrega que aquél que se da en las 4 paredes de mi consulta. Una mujer frente a otra comenzando a abrir su historia y esperando atar cabos sueltos que puedan explicar qué sucede hoy con su autoestima, su sexualidad y porqué…

Una herramienta muy poderosa, en términos de contenido y material de trabajo que he ido incorporando en mi experiencia clínica, es la “Biografía Sexual”. Mi premisa básica en la práctica clínica es que la gran mayoría de las cosas que hacemos, pensamos y creemos son aprendidas. La sexualidad es un conjunto de vivencias, historias, momentos, contextos, emociones, actitudes, pensamientos y conductas que se van internalizando a lo largo de nuestro desarrollo.

Desde esta perspectiva junto a mis pacientes observamos su historia de aprendizaje sexual, donde generalmente una sexualidad disfuncional tiene como base un sin fin de  “aprendizajes erróneos”.

Es por lo mismo que esta Biografía debe integrar todos los aprendizajes que han hecho en su vida respecto a la sexualidad, al sexo, al erotismo, al placer, al displacer, al asco, al pudor, a la vergüenza, al cuerpo, al dolor: ¿cómo era la relación de tus padres en torno a la cercanía y el erotismo, se besaban delante tuyo, peleaban por el tema sexual, eran cariñosos entre ellos? ¿Cómo supiste sobre las relaciones sexuales, qué edad tenías y en qué contexto lo aprendiste? ¿Primer beso? ¿Primera excitación? ¿Primera masturbación? ¿primera película que te provocó cosas? ¿Pérdida de la virginidad? ¿experiencias de transgresión de tu cuerpo? ¿relaciones de pareja y vida sexual? ¿Comentarios familiares en torno al ser mujer y a la sexualidad? ¿Educación en el colegio en torno al tema? ¿Religión y posibles implicancias en la educación sexual? ¿Construcción de la autoestima y seguridad personal?, en fin, muchísimas preguntas, que buscan un texto en orden cronológico para comenzar a descifrar estos aprendizajes erróneos. Este es el primer paso para comenzar y entender “la mujer sexuada que es hoy”. En una o dos sesiones logramos tener un panorama claro y concreto sobre qué trabajar y qué intervenir.

Aquí les muestro un fragmento de la Biografía de Catalina donde podemos dar cuenta de algunos “aprendizajes erróneos” que recibimos durante nuestro desarrollo y que muchas veces pasan desapercibidos, pero que inevitablemente son parte de nuestra construcción sexual:

“Durante mi infancia viví con mis padres todo el proceso de “adaptación” de pareja, en resumidas cuentas mis padres se casaron jóvenes y el motivo que los impulso fue el embarazo de mi madre (yo) sin embargo y gracias a dios ellos se encontraban enamorados, lo que en el fondo quiero decir es que mi “creación” solo fue un situación que adelanto un proceso inminente.

Al casarse mis padres muy jóvenes (mi madre tenía 19 años) vivieron procesos de cambios y desencuentros que me tocó ver, sentir, sufrir y hoy en día admirar y valorar. Ellos peleaban muchos, el dinero era una preocupación constante que mantenía en tensión el ambiente familiar, sin embargo y a pesar de ello siempre tuve la absoluta tranquilidad de que mi familia jamás de desarmaría ¿La razón? El amor de mis papás era evidente.

La relación de ellos ha pasado por todo, decepciones, admiración, descontentos, alegrías, distanciamientos (físicos y emocionales)pero puedo decir que han logrado superarlo todo. Siempre he tenido la idea (y ahora de adulta mi madre me lo corrobora) que mi padre siempre está en búsqueda de estar con ella, de tocarla, abrazarla y ella casi siempre en una actitud jocosa de “déjame tranquila” algo así como una búsqueda constante de “ganarse” el premio final. Ella siempre nos dice (a mí y a mis hermanas) “el sexo es lo que más le duele al hombre” “es el arma perfecta para manipular” “los problemas del matrimonio se arreglan en la cama” hoy, miro esto en retrospectiva y puedo divisar que en mi adolescencia puse en práctica sus consejos, quizás de manera inconsciente utilicé el sexo como un arma (claramente y en razón de las circunstancias que me tienen escribiendo esto) de doble filo.”

Esta manipulación se hizo evidente en su proceso de adolescencia, donde la inseguridad del vínculo con su primer pololo se manejaba con un encuentro sexual inmensamente apasionado que lograba mantener la relación y superar las amenazas de abandono. Sin embargo hoy, ad portas de su matrimonio, en una relación sana y segura, ella no logra integrar “la seguridad del vínculo con una sexualidad plena”.

Vamos en la cuarta sesión revirtiendo estos aprendizajes y trabajando en torno a su deseo sexual en el contexto de una relación saludable y de un vínculo seguro.

Pd. TODO EL MATERIAL CLÍNICO TIENE LOS NOMBRES CAMBIADOS Y ESTÁ EXPLÍCITAMENTE APROBADO DE PUBLICAR POR CADA PACIENTE CON EL FIN DE APORTAR A LA CONCIENTIZACIÓN DE LOS EFECTOS DE LA EDUCACIÓN EN NUESTRA VIDA SEXUAL.

© 2019 Nerea de Ugarte López